domingo, 4 de diciembre de 2011

Descubriendo el amor

Desde aquel y más diminuto recuerdo veo que lo nuestro fue tan especial, recorrimos mucho juntos, y aprendimos lo que es amar. Quien lo diría ¿no? Como alguien que no tiene ni el más mínimo conocimiento sobre el amor te puede ayudar a escalar esta gran montaña llena de emociones, la cual te puede dar la más hermosa y grata alegría si llegas a lo más alto de la cima, o como también un inmenso dolor si llegas a caer por algún descuido o error. Pero a pesar de todos los problemas que puedan haber durante esta travesía, tú y tu amor divino van agarrados de la mano, viendo el pasar de los días al compás de sus miradas, dejándose llevar por el cariño y, motivados por lo que sienten, luchan día a día para seguir agrandando el amor que ha empezado a nacer en sus corazones. Sin pensarlo, la vida de los dos ya no volverá a ser la misma, desde el momento en que el corazón latió y les dio el don de poder amar, no querrán alejarse, por más que quieran, de aquella persona.
Un beso sellará lo que ya empezó, un abrazo revivirá la ilusión de una historia que no pensaste que alguna vez existió, y si es un amor verdadero perdurará a través del tiempo, tan real, como la melodía de una canción. 
Descubrir el sentimiento del amor es algo tan bello e inexplicable, que te llena de emociones desconocidas en una vida que sutilmente pasa y desprende lo único, lo puro, y que nace en el alma y vive en el corazón. Puede iniciarse en cualquier parte, en cualquier lugar, en el momento menos indicado, antes de que el sol te rose con sus rayos, tú sin darte cuenta ya te estás enamorando… 
Y es así como empiezas a conocer a alguien del cual poco a poco te vas dando cuenta de que tiene algo en especial, y que por alguna extraña razón estas ahí, al lado de aquella persona que te saco una sonrisa y te hizo sentir tan bien a pesar de los problemas que pudieras tener, ese preciso instante se vuelve tan mágico que no lo puedas evitar, y sientes la necesidad de saber de él o de ella antes de que la noche cubra el día y empieces a soñar… Ni bien te despiertas, su nombre que para ti es el motivo por el cual empiezas el día, pasea por tu mente con tan bella libertad, cuentas las horas y sonríes porque sabes que tu sueño está a punto de volverse realidad, te sientes nervioso, pero a la vez muy capaz. Sabes que cuando estés con él o con ella, tu vida será diferente, y te encontrarás lleno de paz.


No hay comentarios :

Publicar un comentario