lunes, 30 de abril de 2012

Mi sombra

En mi sombra dejé los miedos que alguna vez sentí en las orillas del ayer. El mañana lo compro con el entusiasmo del presente y me burlo del pasado llevando el futuro conmigo.  Y las ganas contagiadas de las horas se adhieren lentamente a mí y a cada rincón de mi cuerpo. Por un instante dejo de lado las incógnitas del amor y las consecuencias del sufrimiento, pues hoy quiero dar un paseo en mi interior y despojar hoja a hoja las ideas que vuelan por los pasillos más desconocidos de la mente.
La tarde suele verme reposar y dormir mientras canto, me entrega el deseo de escribir cada uno de mis pensamientos. Aunque trato de refugiar mi sombra del sol, sus rayos hacen visibles recuerdos superfluos que dejé en el olvido. Sonrisas muertas se liberan en el aire y escritos en mi pecho reflejan instantes de fría soledad. A mi sombra le pregunto en silencio ¿De que vale llorar? Si a través de la historia las lágrimas han sido invisibles a los ojos de la vida. 
Quisiera encontrar la respuesta al por qué tenemos que voltear la sonrisa, pues todo tiene un orden y mantenerla intacta debe ser nuestra ideología. 
Mi sombra me requinta pues ella ve lo que yo no veo, me señala y pregunta por qué tenemos la tonta costumbre de hacer todo lo contrario, de andar persiguiendo corazones que no destilan sentimientos, de no diferenciar lo malo de lo bueno, y le respondo dudoso, que simplemente no nos percatamos de eso, luego con el tiempo aprendemos y lo reconocemos, pues es un mal necesario para aprender cosas nuevas.
Con el pasar de los días vivimos hechos y ganamos experiencia, ya que la vida se adorna de momentos, de errores y juramentos, de promesas, de besos, de lágrimas y de recuerdos.
Todo aquello que ve el sol, tiene una sombra que define el pasado y marca el presente, no se cansa y sigue ante las adversidades de la naturaleza. Es parte importante del alma, conserva la esencia de nuestro cuerpo y se aferra a su dueño, es fiel como un perro, tímido como un niño, juguetón como un bebe e indomable como una fiera. 
Mi sombra guarda íntimos secretos, sale de día y se esconde de noche, pero siempre anda conmigo en el mismo camino. Me cuenta los misterios de la sociedad, difunde en mi mente la tan valiosa y dura verdad, me libera de la hipocresía de la gente y me advierte ante cualquier mal.


4 comentarios :

  1. Que bonita, me ha gustado mucho! te puedo dar un respuesta a la pregunta de: ¿de qué vale llorar? creo que llorar es algo necesario, ya que es por así decirlo un mecanismo de auto defensa a nuestro sufrimiento, sirve para desahogarse, incluso se puedo llorar de alegría, imagino que aquí la palabra llora es sinónimo de sufrimiento, pero también puedo afirmarte que el sufrimiento es necesario ya que nos enseña, nos cambia, nos hace crecer como persona, nos entrena para las dificultades y sobre todo, nos permite valorar con más fuerza la felicidad.
    Me encanta como escribes, espero haberte hecho reflexionar! un abrazo. TE SIGO

    ResponderEliminar
  2. si tiene razon para eso sirve llorar o bueno ahy tantas cosas que se puede expresar con una lagrima creo que muchos piensan eso de que no sirve llorar pero si ayuda y bastante creo que en algunos casos tambien lo hacen de impotencia de no poder hacer nada me ha pasado y no se siente bien, pero cuando todo pasa te sientes como una persona nueva :)no soy tan bueno escribiendo estas cosas por que nunca lo he hecho publicamente pero ahy te va mi comentario suerte buen blog brother

    ResponderEliminar