jueves, 22 de marzo de 2012

Los sueños

Cuando el cansancio gobierna mi cuerpo y me hace caer rendido ante las sabanas del reposo y del tiempo, a vísperas de un día nuevo llega a mí la gran curiosidad de saber qué soñaré esta incrédula noche. De qué cosas extrañas seré testigo o protagonista, qué aventuras soñaré mientras mi mente vuela por este mundo. Esas solo son unas de las tantas preguntas que me hago antes de ser esclavo de la noche. 
Los sueños nos invaden y no nos avisa en qué momento llegamos a ese instante de irrealidad, porque no hay un inicio el cual recuerdes, pero sí un final el cual puedes contar. En este mundo de lo inconsciente, lo real se convierte en algo absurdo y aburrido. Volar es normal en estos lares, y vivir lo inimaginable es común ante tus ojos. 
Hay sueños en donde la visita de personas no siempre son de familiares o amigos cercanos, pueden ser gente conocida por todos y que admiramos, o sino de personas que solo conocemos de vista, y luego nos surge la pregunta: ¿Qué hacía él o ella en mi sueño? Es tan curioso ver cómo los sueños están atados a los recuerdos, a los momentos, a los amores, a las amistades, y a todo lo vivido y no vivido a lo largo de nuestra vida. 
Sería algo muy interesante si los sueños fueran como cuando imaginamos, recrear aquel instante que uno desea pero que lo sienta como si lo estuviera viviendo, sería como regresar en el tiempo, aunque en la realidad no cambiaría nada, pero podríamos ver qué es lo que hubiera pasado si las cosas hubiesen tomado un rumbo distinto. 
A veces los sueños se asemejan con el romanticismo, como cuando uno está enamorado y sueña con esa persona, porque quisiera saber de su vida y estar por lo menos un momento a su lado. Es que los sueños abren puertas increíbles con tan solo cerrar los ojos y perderse en los misterios del corazón y del alma… «Hoy en mis sueños tal vez pueda volver a mi infancia, llegar de nuevo a la pubertad o verme con esposa e hijos, ya viejo con arrugas y canas, o tal vez ya dejando este mundo, observando cómo me despido de quienes más he querido a lo largo de mi vida».
Sueños que sirven de reflejo, y nos hacen ver aquellos momentos de felicidad en donde reinaba el amor y la paz emocional. Sueños que reviven ilusiones y nos traen de vuelta aquellos amores que por algún motivo se desvanecieron en el tiempo… «Hoy en mis sueños tal vez la vea a ella, tan hermosa con aquella sonrisa deslumbrante y enternecedora, y quizás al despertar, regresen a mi mente aquellos momentos de amor y de alivio, lástima que no pueda elegir mis sueños, porque sin duda alguna la elegiría a ella en cada uno de ellos».
Los sueños esconden muchos secretos, como metas e ilusiones, o sentimientos semidormidos, como amores en el olvido, hasta penas que pensamos que ya se habían ido. Pero nos damos la sorpresa al descubrir ciertas cosas de nosotros, y nos ponemos a pensar sobre ello, porque aquel inconsciente dice la verdad, y a pesar de no querer aceptar tal hecho, al final de cuentas es lo que sentimos… «Hoy tal vez en mis sueños podré ser lo que no fui o lo que algún día seré, lo que quise o lo que simplemente nunca imaginé, quizá hoy me despierte con una sonrisa dibujada en mi rostro o una lágrima acariciando mi piel, con alguna historia inconclusa o con algún recuerdo perdido en el ayer».
Sueños que abren la puerta a un mundo nuevo, en donde la simpleza de las cosas se hacen realidad con solo desearlas, con solo describirlas. Sueños donde la poesía descansa en la inspiración de los hombres. Sueños donde el límite lo pones tú…«Hoy podría volar en la costa de tus sueños, aferrarme al sutil sabor de tus besos y volverme frágil al sentir el calor de tus abrazos mientras corro sobre el mar con las manos al cielo y consigo un cofre de constelaciones donde guardo todas las estrellas del universo en un te quiero de mi voz».
Sueños que traen consigo pequeños recuerdos y personas que tanto hemos amado, como sueños que devuelven el llanto, oscurecen el día y nublan los momentos de paz en la vida… «Hoy podría soñar que estoy en otro mundo o tal vez en otro tiempo, y también podría ver a seres queridos que ya no están físicamente conmigo en este momento. Hoy mi sueño tal vez no sea más que una horrible pesadilla que den a conocer mis más grandes temores y me deje encerrado con el miedo de ya no volver despertar a la luz del día». 
Sueños que desencadenan secretos de antaño, sueños que no recordamos o que no concuerdan con lo vivido, sueños que hacen volar el alma a lugares desconocidos y que recuperan la fe con la manifestación de algún nuevo motivo… «Hoy tal vez me iluminen sus ojos y escuche su voz clara mientras veo su rostro borroso como las nubes que cubren la luna llena, hoy o quizás mañana no vuelva a soñar y pierda cualquier esperanza de vida en este mundo donde aún se respira libertad incondicional».
En un sueño podemos ver hasta sentir cosas que nunca hemos vivido, por eso son sueños, cosas que dentro de nosotros algún día anhelamos vivir, y como siempre dicen: «Soñar no cuesta nada». Así que sueña en vida y sueña en sueños, olvídate de todo y sé libre en este infinito mundo a pesar de las adversidades que estés viviendo allá afuera.



No hay comentarios :

Publicar un comentario